#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

Amo su inocencia | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

 

La inocencia, los errores y que empiece a temblar, son cosas por las que a una primer novia callada y tímida se le puede amar, eso según la sabia melodía de Los Ángeles Azules, pero a una administración municipal por muy joven que esta sea, las mismas coqueterías involuntarias no se les pueden permitir, nada más porque violan la ley.

Para otra ocasión dejaremos el asunto de la modificación y uso ilegal que le dieron al Escudo de Armas de la ciudad, que está protegido desde el 2010 justamente para que no sea transformado a contentillo de cada administración generando costos frívolos e innecesarios. Ya está presentada la solicitud de transparencia para conocer a la empresa a la que se le encargó el dislate y el monto que seguramente querrán cobrar por el yerro.

Mejor en esta entrega, Culto Público, permítame hablarle de la penitencia que solita se impuso la recién llegada administración al pecar de novato su tesorero, Rodrigo Portilla Díaz, al mandar cancelar (sí, cancelar) todas las cuentas bancarias de la institución municipal.

Quizás el joven, pero ni tan callado y menos tímido (dicen que hasta el café pide a gritos) Rodrigo, pensó que ser tesorero de la fundación Salvador Nava en la que estaba encargado de entregar becas de mil pesos y comprar tenedores, vasos desechables y gelatinas era lo mismo que atender la tesorería de una ciudad como la nuestra, y que mandar cancelar las cuentas y abrir nuevas sería un trámite de esos que con la IFE se sacan…pero no.

Resulta que el tesorero, en un arranque de furia y euforia, mandó cartas a todos los bancos y le dio lo mismo cancelar las cuentas de los recursos propios que las que están abiertas específicamente para recibir fondos federales metiéndose en un entuerto que ahora ni él entiende y por el que tuvieron que llamar de emergencia a Maricarmen Aranda Manteca, excontralora de la administración de Mario García, para ver si los saca de la barranca.

El niño tesorero, en su cándida inocencia, no pudo imaginar que el trámite a seguir era el de cambiar las firmas, pero no cerrar las cuentas, lo que generó un entuerto bancario mayor si se considera que las firmas de los nuevos funcionarios todavía no se encontraban autorizadas debidamente por los bancos.

¿Qué pasa, Culto Público, si usted cancela una cuenta en la que todavía tiene dinero depositado? Por lógica simple, el banco tendrá que regresarle sus fondos, en este caso los bancos tendrán que generar cheques de caja por los saldos de cada una de las cuentas a nombre de la administración municipal, lo que por sentido común llevará al menos un par de días, sin contar los que se tarden en abrir nuevas cuentas y condiciones en otros bancos (sería el colmo si las depositan en los mismos que las cancelaron).

Para las cuentas federales, es otro el camino, y es que el trámite de cierre se hace de inmediato, pero el de apertura es todo un viacrucis burocrático que pasa por la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado, el sustento jurídico que avale a cada programa o participación federal a recibir, y luego la autorización de la federación para que se depositen con toda legalidad y transparencia los recursos que correspondan a dicha nueva cuenta y se reconozcan como “legales” los que movieron de la anterior a la nueva.

Ufff…un trámite de esos que dan dolores de cabeza y que pudieron evitar si hubiesen imaginado los recién llegados navistas que la administración pública no es igual que contar las monedas de la caja de dulces que les ponía su mamá a vender en vacaciones.

Rodrigo Portilla Díaz, el inocente

Entre tanto, y sirva el ejemplo de la caja del dinero de los dulces, es mucho más fácil hacer berrinche y salir gimoteando que aceptar que no saben siquiera leer los códigos y descripciones de cada una de las partidas presupuestales.

Algo así como:

-“Mira papá aquí no dejaron nada…ni para gasolina”

-Si ahí está, en el siguiente renglón

-Sniff, ah sí, de veras…

¡Ay Rodrigo! Tan fácil que era primero cambiar las firmas y códigos de las cuentas, y luego, si así lo hubieras querido, cambiar de institución, de esa forma no hubieras dejado sin acceso a los recursos a la institución y hasta te hubieras evitado el “oso” frente a tus nuevos subordinados, quienes comprendieron que no le entiendes…todavía. A ver cómo les va y cuánto tiempo te tardas en abrir las nuevas cuentas de las participaciones federales…

Por cierto, ¿no previeron que iban a usar un proveedor de gasolina al que le tendrías que dar legalidad al llegar a tu cargo? ¿Ya pensaste en cómo van a dar servicios médicos a los empleados municipales si ya se acabó el contrato anterior? ¿O lo vas a dejar para que en la “urgencia” generada por tu inexperiencia, se hagan los contratos más jugosos con los “amigos”?

Un tip gratuito: en la administración pública existen procedimientos, tiempos y normativas a seguir y que no los suplirán nunca tus berrinches.

De una forma igualmente inocente e insensible, se manejó el tema de los 140 empleados que se manifestaron en la Unidad Administrativa exigiendo el finiquito de sus trabajos. No era necesario el volverse locos, cerrar las puertas de la Unidad Administrativa y poner todos cara de asustados.

El asunto es por demás simple: hay dos tipos de inconformes a) los que les pagaron por honorarios y que quieren seguir trabajando b) los que trabajaron por contrato, se les terminó y hay que liquidarlos.

Don Óscar Valle, ¿era tan difícil que a cada uno de los inconformes les explicara la situación, haciéndoles ver que no había por qué contratarlos y a los que sí simplemente ordenar la liquidación que les correspondiera por ley?

Ustedes ya son la autoridad, no lo olviden. ¿Para qué provocar a los de por sí ya enojados exempleados encerrándose en sus oficinas? Siendo abogado sabe que con más de tres pagos recibidos por la institución pueden comprobar ante las instancias correspondientes su relación laboral ¿Por qué no apagaron el fuego en lugar de encenderlo? ¿O es que estaba protegiendo el yerro de su primo Rodrigo y ya no supieron qué hacer?

Óscar Valle Portilla, Oficial Mayor

No mientan con su discurso de “total apertura” y “puertas abiertas” cuando fue evidente que hicieron lo contrario.

Si con 140 personas a las que fácilmente pudieron despachar se les hizo bolas el engrudo, ¿qué podemos esperar cuando se les manifiesten los comerciantes, pepenadores y otras organizaciones más bravas? Los están midiendo…

Don Jaime Galván: ¿qué pasó con ese discurso de campaña en el que criticaron duramente el despido injustificado de “cientos de familias”? Están haciendo exactamente lo mismo ¿en qué los convierte eso?… ¿en lo mismo?

Finalmente, Don Xavier Nava, recuerde que ya ganó la campaña. Que ya es el alcalde. Que Gallardo ya se fue y que usar la carta del Frente Ciudadano Anticorrupción como una cortina de humo no lo hace ver estratega político, lo hace ver desesperado y al mismo tiempo le está restando cualquier resto de credibilidad que tenga ese grupo en el que está su papá al que parece que le pidió salir a defenderlo.

Es fácil comprender que se pongan a temblar ahora que los abrazó el poder, y que nunca habían tenido una sensación así en su vida pero…ya no tenemos 17 años.

Estoy seguro que con gran celeridad el equipo podrá sortear la curva del aprendizaje y que darán buenos resultados, mientras tanto no se metan el dedo en la boca ni nos quieran dar atole con el dedo a los ciudadanos. El discurso de “yo no fui, fue Gallardo” tiene caducidad muy reducida.

BEMOLES

OTRO TIP

Usen ya a su oficina de Comunicación Social, en Carlos Hernández Palomares tienen a un gran coordinador y esa oficina hay también excelentes elementos. La verdad siempre será mejor apreciada que la interpretación de lo conveniente. La campaña ya terminó. La temporada de la guerra sucia en redes está rebasada. El discurso debe cambiar. Son gobierno. #Asúmanlo

15 MILLONES EN EL LIMBO

“Para que no falte”, el gobierno del estado depositó al Ayuntamiento capitalino de Xavier Nava, 15 millones de pesos el viernes 28 de septiembre por concepto de participaciones. La administración anterior no tocó el recurso y quedó íntegro en una cuenta de Santander y es de esos de casi “libre disposición”. La mala noticia es que la tesorería de Xavier Nava… también canceló esa cuenta #PeroLuegoLloran

@jfsh007

También lea: Una escalera grande y una Escalerilla | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Linchan a delincuente en Los Reyes

Siguiente Nota

Misogyny, even in jail