Sin partitura

Alármala de tos | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin Partitura

 

Aclaración: lo señalado entre barras son comentarios literales que usuarios de la web hacen sobre la canción que les precede. Se reproducen para ilustrar la percepción que se tiene de la misma.

A Rosita la mataron por coqueta y por bonita. Desairar a Hipólito le costó la vida. Para colmo de nuestro humor negro, de tres tiros que le dieron, nomás uno era de muerte. ¡Vaya suerte! Sobre ella pesa además un juicio moral: “su merecido asesinato es por desobedecer a su madre, quien le había ordenado no salir esa noche”. /esta cancion le va a las viejas apretadas que no mas se van a sentar a los bailes jeje/ Mi mamá dice que me matarán como a rosita alvires 🙂 /pinche Hipólito no anda con chingaderas. Han pasado más de cien años de los hechos. Algunos datos aseguran que el autor del delito estuvo preso. ¿Realidad o leyenda? No importa, cuando en el imaginario social, la culpa, toda la culpa, es de Rosita.

Cosa similar le sucedió a otra Rosita, de ella desconocemos su apellido pero quedó inmortalizada (vaya forma) en los hechos narrados por Los Cadetes de Linares, quienes aseguran “la tragedia es compañía de mujeres hermosas”. En su narrativa el autor le llama burla a una violación que culminó con feminicidio ¿Eufemismo o recurso literario? Del perpetrador sólo sabemos “era un hombre de malos pensamientos, ranchero enamorado de la víctima” que arrojó su cuerpo a un río, donde el remolino se la llevó. /La canción que me dedicó siempre mi gran amor.

La violencia de género está presente en nuestro cancionero mexicano desde tiempos muy remotos. Al estar normalizada pasa imperceptible. Las mujeres víctimas durante décadas han asumido que las relaciones amorosas se basan en el sometimiento, en la conquista o como producto de un destino ineludible. Así nos tocó vivir y nos aguantamos, se dice en algunos contextos socioculturales. No pretendo reducir a conclusiones simplistas la problemática. Hay estudios psicológicos, antropológicos y otros que dan cuenta del porqué pensamos así.

Café Tacvba en el video “Ingrata” (1994)

Café Tacvba en sus orígenes obsequiaba balazos a una mujer, previa aclaración “son nomás pa que le duela”, pero eso sí, con la promesa de acompañar a la víctima en su funeral. /se la dedico a la chava que mandó a la madre hace una semana /Primero te dedican “Eres” y al final te dedican “Ingrata”. En febrero de 2017 los Tacvbos reconocieron haber escrito la canción siendo muy jóvenes y que carecían de sensibilidad hacia los feminicidios. Decidieron omitirla en sus conciertos.

No me rasgo vestiduras. Tampoco criminalizo a los letristas o creadores. Convencido estoy que debemos cambiar la realidad desde la raíz, a partir de leyes, de sistemas educativos incluyentes, de la participación de las OSC, de nuestra ideología y educación, desde la familia. Pero la intención y conciencia personal no son suficientes para detener tanta violencia. El Estado tiene una responsabilidad histórica por omisión en sus funciones.

El 21 de junio de 2017, la Secretaría de Gobernación federal declaró Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en Ciudad Valles, Matehuala, San Luis capital, Soledad de Graciano Sánchez, Tamazunchale y Tamuín. El documento señaló como medidas de seguridad: divulgar por medios de comunicación los alcances de la alerta; reforzar patrullajes, instalar alumbrado público en zonas de riesgo; incluir sistema de rastreo por georreferencia en transporte público. Cómo medidas de prevención: elaborar un diagnóstico; impulsar una cultura de la no violencia en el sector educativo. Como medidas de justicia y reparación: investigar y resolver todos los feminicidios; revisar los expedientes relacionados con feminicidios en los últimos 8 años; realizar un plan individualizado de reparación integral del daño. Además, el gobernador Juan Manuel Carreras deberá enviar un mensaje a la ciudadanía de cero tolerancia ante la comisión de conductas violentas en contra de mujeres.

Esto no es suficiente. Aún hay muchas acciones pendientes: Combatir la debilidad institucional del Imes, de la CEEAV y la Subprocuraduría de Delitos Sexuales. Lo podrán hacer proponiendo perfiles adecuados; creando leyes y funciones claras. Cada organismo debe tener recursos materiales y humanos y usarlos correctamente, no para favorecer clientelismos políticos. Hoy no hay ministerios públicos, peritos ni policías investigadores suficientes. La unidad de desaparecidos solo cuenta con una fiscal y el personal de apoyo fue tomado de otras direcciones, incrementando los rezagos. Las autoridades que atienden mujeres lo hacen sin perspectiva de género: se actúa sin transversalidad.

¿Qué espera la ciudadanía de una Alerta de esta naturaleza? Que no exista otro feminicidio. Que las mujeres puedan transitar por las calles y detenerse en cualquier paraje sin sufrir ninguna agresión. No importa la hora, el lugar, la forma de vestir, de caminar o hablar. La violencia contra mujeres no se justifica por nada.

Botellita de Jerez narró ataques incestuosos sufridos por una mujer. La víctima salió a buscar ayuda y cuando se sintió segura al encontrar un policía este la atacó, la golpeó, la violó y al final la mató con una pistola. / la jaja cuando noticias como esta eran horrendas ahora esto es una cancion de cuna. Tristemente hechos similares no suceden sólo en el contexto capitalino.

La gravedad de la violencia reside en su normalización y en la falta de sensibilidad por parte de la sociedad y del gobierno. No olvidemos: a los últimos feminicidios en nuestro estado les ha precedido la desaparición de una mujer. La ineficacia de las autoridades impide investigaciones a tiempo.

Urge que se pongan a trabajar. Velaremos para que sus acciones no sean otra simulación. Existen ya suficientes elefantes blancos que rondan por ahí sirviendo de fachada.

Debemos conocer los alcances de la Alerta, esperaremos resultados. La violencia contra las mujeres no se extermina por decreto.

@RicSanchezGa

También recomendamos: Métodos policiacos | Columna de Ricardo Sánchez García

 

Previous post

Glosario sureño | Columna de Adrián Ibelles

Next post

Quejas contra Ministeriales aumentan en 2017: CEDH