DestacadasEstado

Agua del Realito, escasa para la ciudad… disponible para el Chato López

En plena crisis de agua, dos tanques del acueducto se entregan en bandeja de plata al empresario

Por Redacción

Aunque casi toda la zona metropolitana de San Luis Potosí sufre una crisis por problemas de abasto de agua, la Comisión Estatal del Agua (CEA) entregó al empresario inmobiliario, Carlos “El Chato” López Medina, una autorización para almacenar en dos tanques, miles de litros por segundo de agua provenientes de la presa y acueducto El Realito.

Convenientemente, los tanques se encuentran en los terrenos del proyecto inmobiliario Reserva San Luis SA de CV, que el empresario busca poner en marcha en la comunidad de San Juan de Guadalupe, junto al inmobiliario regiomontano Alejandro Tamayo Ibarra.

En un oficio de la CEA, del que este medio tiene copia, se establece que existe la posibilidad de disponer de 300 litros por segundo, volumen de agua sobrante del Realito, pues la carta, dirigida a López Medina, menciona que dicha agua no se utiliza en los Tanques Aguaje y Cordillera, por lo que tienen total disponibilidad.

El oficio, firmado con fecha del 31 de octubre de 2017, se giró en respuesta a una solicitud de Carlos López Medina, en su calidad de presidente del Consejo de Administración de Espacios en el Horizonte SA de CV, empresa que pretende formar la Inmobiliaria Reserva San Luis SA de CV.

En la solicitud, López Medina preguntó acerca de la disponibilidad de agua para su proyecto, a lo que apenas tres días después la CEA respondió mediante oficio CEA/DG/2017/938 factibilidad y hasta plano de la infraestructura que estaría disponible para Reserva San Luis SA de CV.

Los tanques disponibles, uno de nombre “Aguaje” y el otro “Cordillera”, fueron “curiosamente ubicados en terrenos estratégicamente destinados para favorecer inmobiliarias”, dijo a La Orquesta el abogado Carlos Covarrubias Rendón, asesor legal de los comuneros de San Juan de Guadalupe, que se niegan a ceder terrenos al proyecto inmobiliario de López Medina y Tamayo Ibarra, entre otros inversionistas.

“Recuerdo bien que en sesión de Cabildo de octubre del 2008, nosotros acusamos que El Realito sería manipulado por los fraccionadores, que era una perversa iniciativa apoyada por Urbano Díaz de León, Marcelo de los Santos, los Torres Corzo y sobre todo, Carlos López Medina”, dijo Covarrubias Rendón, quien en aquel momento era regidor del Ayuntamiento de San Luis Potosí, a La Orquesta.

El proyecto inmobiliario del “Chato” López Medina incluye 5 millones 25 mil 105 metros cuadrados de lotes para construcción residencial; 425 mil metros cuadrados de zona parcelada; 127 mil metros cuadrados de espacios para clubes y 255 mil 800 metros cuadrados que se donarán a la UASLP entre otras áreas que necesitarán no menos de 30 mil tomas de agua, de acuerdo a estimaciones de comuneros de San Juan de Guadalupe que se oponen a ceder espacios a Reserva San Luis SA de CV.

Además de los espacios anteriores, se deben considerar los lagos y la ampliación del Club de Golf La Loma que ya proyecta Reserva San Luis.

El Realito, desde su origen

De acuerdo con las condiciones de los contratos con la empresa El Realito, el agua proveniente de la presa y el uso del acueducto, se paga con dinero comprometido por parte del Interapas para pagar la infraestructura que ejecutó la empresa privada, y el precio pactado es fijo independientemente de la cantidad de agua que en realidad se pueda usar y distribuir a los potosinos.

La presa y el acueducto El Realito involucró desde su origen a los estados de San Luis Potosí y Guanajuato. Su objetivo era reducir los abatimientos del acuífero y evitar el hundimiento gradual que afecta a la infraestructura urbana.

La Comisión Nacional del Agua y los gobiernos de San Luis Potosí y Guanajuato proyectaron construir esa presa, que regularía 2 metros cúbicos por segundo, uno para cada entidad.

El manifiesto de impacto ambiental para El Realito fue aprobado el 21 de abril del 2008, mediante oficio S.G.P.A.DGIRA.DG.1258/08.

En San Luis Potosí, se determinó distribuir el agua en los municipios de San Luis Potosí, Soledad de Graciano Sánchez y Cerro de San Pedro.

El Realito fue publicitado por autoridades locales y federales como la gran panacea de la solución al problema del abastecimiento de agua potable en la ciudad de San Luis Potosí. Consistió en la constitución de la cortina de la presa y el acueducto para abastecer la parte poniente de la Ciudad, un programa integral de mejoramiento y eficiencia del Interapas y el saneamiento de la Planta del Morro, al nororiente de la ciudad.

Luis Alberto Suárez Castillo, asesor de comuneros opositores al proyecto inmobiliario del “Chato” López, refirió que el programa de modernización de Interapas (MIG) fue un proyecto que fracasó totalmente, pues la planta del Morro está más abandonada que nunca.

El Realito además sufre una crisis respecto a la construcción del acueducto. Es un completo fraude en cuanto a la calidad de la obra, aseguró Suárez Castillo.

También hay una serie de acusaciones realizadas entre el año 2007 y 2008, de acuerdo a lo que el asesor: El Realito fue construido para abastecer los desarrollos inmobiliarios del Gran Peñón, al sur de la ciudad. Esto es ahora evidente -dice el asesor de los comuneros de San Juan de Guadalupe-, pues uno de los tanques se ubica en el Aguaje, en los terrenos adquiridos por la empresa cuyo principal accionista es Urbano Díaz de León, director de la CEA cuando la aprobación del Proyecto. El otro tanque, Cordillera, se ubica en terrenos donados por los desarrolladores que se apoderaron de las tierras del ejido Garita de Jalisco: Carlos López Medina, Vicente Rangel y Eduardo García Navarro.

Una de las razones estructurales del desabasto en la ciudad es que esos dos tanques sólo se usan de forma integral en los fraccionamientos de los hombres del poder económico, explica Carlos Covarrubias Rendón. “En las colonias se aplica y usan de forma sesgada. Se impone el tandeo”.

Hay que guardarle el agua a la nueva ciudad amurallada de los Barones del Poder Económico, señaló Luis Alberto Suárez Castillo.

Otro documento espurio del Chato

La carta emitida por la Comisión Estatal del Agua a Carlos “El Chato” López Medina, en la que acepta la disponibilidad de dos tanques del acueducto El Realito para el proyecto de Reserva San Luis, fue también apoyada por los comuneros afines al grupo del empresario frente a la solicitud de opinión que entregaron a la Procuraduría Agraria, para que ésta emita una opinión positiva respecto a la cesión de 2 mil 64 hectáreas de San Juan de Guadalupe a la empresa Reserva San Luis.

Espacios en el Horizonte SA de CV, de Carlos López Medina; e Inmobiliaria Cañada de Lobos, propiedad de Alejandro Tamayo Ibarra; entregaron también como prueba a la Procuraduría Agraria una decisión tomada en sesión de cabildo del 28 de febrero de 2013, durante la administración de Mario García Valdez, en la que se aceptaba la viabilidad del proyecto, pero que sin embargo no autorizaba el cambio de uso de suelo en esa parte de la comunidad de San Juan de Guadalupe y sus anexas Tierra Blanca y San Miguelito.

“La sacaron del escombro del Plan de Desarrollo de Mario García Valdez”, dijo Covarrubias Rendón a La Orquesta el 11 de enero de este año. Por lo tanto, a decir del abogado, la prueba de Espacios en el Horizonte SA de CV e Inmobiliaria Cañada de Lobos no tendría efectos legales.

También lea: “Chato” López tardará al menos dos años más en apropiarse de San Juan

Nota Anterior

Asesinaron en Sonora al locutor Reynaldo López; Carlos Cota resultó herido

Siguiente Nota

Ayuntamiento de SLP perdió más de 25 mdp del Fortaseg