#4 TiemposColumna de Israel MirandaDeportes

A veces ganar no es lo mejor… | Columna de Israel Miranda

Siempre Futbol



El pasado fin de semana, el Barcelona venció al Real Madrid con un marcador de 5 a 1. Un resultado que caló en lo profundo de los aficionados merengues, mientras que para los barcelonistas fue una fiesta.

Sin embargo, este resultado me hace reflexionar de que a veces las victorias pueden cegar a jugadores, aficionados y cuerpo técnico, ya que terminan por “ocultar” errores que a simple vista no se ven o no se quieren ver.

El equipo dirigido por Valverde no viene jugando de la mejor manera, y aunque por momentos en el partido tuvo un control total, lo cierto es que los merengues salieron dormidos el primer tiempo.

La muestra está que al iniciar el segundo tiempo, el Madrid pudo haber remontado en apenas 20 minutos, con un poco más de puntería seguro estaríamos hablando de algo muy diferente al marcador final.

Los blaugranas si de verdad estuvieran en un mejor momento, con mayor concentración y más motivados, dejando a un lado el Clásico, en la liga de España llevarían una mayor diferencia de puntos respecto a sus rivales, pero han fallado mucho, lo que pasa es que sus rivales directos han fallado aún más.

Es aquí donde está la clave: no se trata de quien falle menos, sino de quien acierte más y dé buenas sensaciones. Claro que es bueno ganar aunque los síntomas no sean los mejores, porque, precisamente, tienes más margen para corregir los errores que tienes.

El problema viene cuando ganas, pero no rectificas en lo que estás fallando, porque entonces cuando lleguen las derrotas, entrar en una crisis se vuelve casi inminente, y por eso es que los jugadores del Barcelona junto con Valverde están a tiempo de reflexionar y corregir ahora que predomina el camino del triunfo y no cuando todo se caiga.

Ahora, reflexionando sobre el Real Madrid, el 5-1 y los malos resultados durante las últimas jornadas, no es algo de esta temporada; el equipo ya presentaba síntomas de que algo no funcionaba desde algunos años atrás.

La última liga la ganaron en 2017, antes de esa en 2012, y luego hay que remontarse al 2008; para lo que es el Real Madrid, son cifras que uno esperaría más altas, y tomo la liga como referencia porque es la competición que muestra la regularidad de un equipo durante todo un año.

Sin embargo, en ese periodo llevan 4 Champions, pero en este torneo, a diferencia de la liga, y al ser de eliminación directa a partir de octavos, no requiere de ser constante cada fin de semana (aclaro que para nada demerito este torneo y que es el más atractivo de ganar en Europa), por lo que no siempre gana el equipo más regular en un año.

Y esas 4 Champions, más específico, las últimas tres, han “tapado” ciertos vicios y carencias que el equipo merengue mostraba en su día a día. Aunque claro, ¿qué equipo no quisiera esas 4 “Orejonas”? El Madrid las ganó, pero si se hubieran percatado de esos síntomas que el equipo ya daba de que algo no iba del todo bien, y hubieran corregido durante la marcha, hoy aparte de las Champions, posiblemente no estarían en esta crisis.

Para finalizar, termino mi frase: “A veces ganar no es lo mejor sino nos damos cuenta y reflexionamos de los errores que hemos cometido para alcanzar la victoria”.

 

Twitter: @Israel_Oziel

 

También lea: 11 años después, un Clásico sin Messi, ni CR7 | Columna de Israel Miranda

Nota Anterior

La violencia feminicida que no se detiene… | Columna de Paúl Ibarra

Siguiente Nota

Máscaras de Xantolo: el diablo, el viejo… el “loco”