#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

A renacer la radio y desmontar el gatopardismo potosino | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enredarte

 

Cuando el cardiólogo Luis Cuesto García recibió de José López Portillo apoyo presidente/imperial (1976 a 1982) para fundar el programa sexenal Televisión Rural de México, el médico, en lo general, tuvo un correcto y visionario desempeño:

  • Instalación de la, hasta entonces, máxima red de microondas del país para llevar a todo el país televisión recreativa selecta y de capacitación. Con ello y por ello, revertir el criterio de cobertura de la televisión comercial, de sólo llevar señal a poblaciones “rentables”.
  • Producción y transmisión de programas de entretenimiento infantil con fines re-educativos, como “Rehilete”, de educación para la salud; “Recreo” de revaloración de cultura popular, indígena, de barrio, signos de identidad; y seriales de divulgación científica, capacitación agropecuaria, oficios, y más.
  • Aprovechar el uso del tiempo en pantalla de 12.5% de la programación total de la radio y televisión comercial otorgado, cedida por ley al gobierno como pago de impuestos. Antes de ello, se desperdiciaba en más de un 60% el uso de ese tiempo “aire” y el ejercido era a conveniencia de los concesionarios comerciales, con frecuencia en horarios “infumables” entre la medianoche y la madrugada.
  • Llevar series de entretenimiento y capacitación a las cárceles mexicanas, incluidas las infantiles/juveniles y el penal de Islas Marías.
  • *Por cierto, el uso del 12.5% de tiempos en radio y tv lo derogó más tarde el foxismo en favor del entonces ya duoplio Televisa/Azteca.
  • Lo más trascendido fue, la fundación o ampliación de un canal televisivo educativo/cultural en cada estado de la federación. Entonces se afianzó el Canal 6 potosino, hoy cuasi borrado Canal 9. Hubo estados como Michoacán, Edomex, Oaxaca, Guanajuato, Aguascalientes, Hidalgo y Tlaxcala que se tomaron en serio la encomienda y formaron notables productoras radio/televisivas, con fortalezas perdurables a cambios de gobierno y coyunturas electorales. El potosí mexicano no habita tales espacios. Lo menos impresentable local en esa línea se encuentra en Tancanhuitz, es la radiodifusora multi-lingüe “La voz de las huastecas”, surgida de un modelo posterior emanado del Instituto Nacional Indigenista. Tema de otro reencuentro aquí.



EL MAL CHISTE DE AZCÁRRAGA
El entonces monopolio radio/televisivo de los Emilios Azcárraga/Migueles Alemán, aliado a conveniencia del único partido, el PRI, con ganancias inconmensurables y ejercicio libérrimo con predominio de montajes informativos o representaciones deformantes de idiosincrasias del mosaico multicultural mexicanos, discursos y montajes discriminatorios, con frecuencia contrarios a intereses nacionales soberanos, cómplices de fraudes electorales, y orientación hacia el consumismo salvaje.

Dueños, pues, de un medio poderoso para educación informal y no formal. Empero, comentó Cueto en privado, Azcárraga Milmo, el denominado Tigre, le propuso que, para no afectar las transmisiones sobre-representadas futboleras con el empleo de 12.5% de tiempo televisivo para mensajes gubernamentales, promovieran, jajaja, en el uso de porcentaje radiotelevisivo el ciclismo como deporte nacional, jojojo. Esto nunca sucedió, pero los tamaños para pararle los tacos al monopolio, luego duopolio radio/televisivo, tampoco.

 


enredarteslp@hotmail.com

También lea: Suma de restas | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Los tipos duros no escriben poesía | Columna de Edén Martínez

Siguiente Nota

De la vía independendiente al partidismo: la “Wiki” y el “Futuro” | Columna de Jesús Alejandro Tello