#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportes

90 minutos, 25 mil sueños cumplidos | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

Al fin ha llegado la fecha, se veía muy lejos desde que la Federación Mexicana de Futbol (FMF) anunció que la selección mexicana vendría al Alfonso Lastras para su último encuentro eliminatorio rumbo a Rusia, pero por fin nuestros sueños, o por lo menos el de un servidor, se hará realidad, ver a su selección en vivo y a todo color.

Tuvieron que pasar casi 10 años para volver a recibir a la selección en nuestro estado. Pasaron muchísimas cosas en estos 10 años, victorias y fracasos, a nivel local y nacional, pero como buenos masoquistas seguimos aquí, siempre fieles a nuestro equipo y nuestra selección. No trataré de explicar el porqué, mucha tinta se ha gastado alrededor de este tema pero así somos, le vendemos una parte de nuestra identidad a unos pocos jugadores para que nos llenen de orgullo en el paso, muy pocas veces sucede, pero cuando esto ocurre, toda una nación se une.

En columnas pasadas había mencionado y criticado a la selección porque era muy probable que un selección alterna viniera a San Luis al encuentro en contra de Trinidad, pero no, debido al terremoto vivido el pasado 19 de septiembre se pospuso la jornada diez para próximas semanas, eso indirectamente nos benefició, ya que Bonilla y compañía también quieren cuidar su producto, La Liga MX. Se podría decir que hasta faltaron europeos para que vinieran a jugar estos últimos dos encuentros.

Es verdad que estoy llenando este espacio de mucho fervor y éxtasis por la visita de nuestra selección, pero no todo son buenas noticias en estas fechas, que se aprovechen de nosotros tampoco es válido, esto lo digo por lo que se vivió hace un par de días en el CAR (Centro de Alto Rendimiento), que la FMF vendió accesos para poder entrar al entrenamiento de la selección y convivir con los jugadores, esto se escucha muy bien, pero cuando nos enteramos que los precios ascendían hasta 3 mil pesos, fue ahí cuando se cayó en el exceso, la FMF se justifica de que las ganancias se darán a los damnificados, pero aprovecharse de fea manera de los aficionados tampoco es plausible, las personas lo pagan con esfuerzo con tal de conocer a sus héroes, pero señores, más conciencia, ¡por favor! En estos tiempos que el país está apenas levantándose de una devastación nacional.

Debemos de aprovechar este reflector que se nos da y demostrar que podemos ser una buena plaza, en donde siempre será bien recibida la selección, y de paso también dejar bien claro a los dirigentes del Atlético de Madrid que somos una buena afición, golpeada, pero siempre fiel, para que se termine de convencer que hicieron un buena elección el haber llegado y puesto sus dólares en nuestra tierra.

Señores, me despido pero sin antes recomendarles que disfrutemos este momento, es algo que desde hace 10 años no se vive y esperemos que se viva más seguido, si no gritamos p*to en las gradas es muy probable, ya que ese fue un factor fundamental de que el “Tri” se moviera del Azteca y de la CDMX, porque las multas ya superaron los dos millones de dólares, y ese dinero nunca le sobra a nadie.

@H_Dmgz

También recomendamos: La política en el deporte | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

El equipo de todos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Siguiente Nota

CEDH afirma haber seguido protocolo para Édgar Daniel