CiudadDestacadas

#Testimonio | Sofía: sobrevivir a 37 años de violencia familiar

José Luis Vázquez

Sofía* es una mujer que sufre de violencia familiar, tiene 57 años y aún vive al lado del hombre que por 35 años la ha violentado de diversas maneras: verbal, física, psicológica y económicamente.

Como ella lo expresa, su matrimonio sigue «vigente» después de 37 años pero todo queda relegado a un simple papel; dice que en este punto ya no existen los sentimientos de amor o de cariño, así como tampoco las ganas de denunciar pero…. ¿por qué?

Le pedimos que contara su historia, una historia que se repite una y otra vez en territorio potosino y que, en muchos casos, tienen finales fatales.

LO: ¿Cuánto tiempo llevas en matrimonio?

S: Desde 1980 a la fecha, ya son 37 años de casada

LO: Y de esos 37 años, ¿Cuánto tiempo has sufrido de violencia?

S: 35 años. De esos, 30 años de violencia intensa; los últimos cinco años me he podido defender, he tenido el valor, el coraje y la fuerza.

LO: ¿Cómo empezó todo?

S: Todo empezó hasta que yo fui a vivir a donde el nació. Yo soy de la capital y él de comunidad. Nos trasladamos para allá y a los pocos meses se vio el cambio.

LO: ¿Qué cambio?

S: Empezó a ausentarse, llegaba tarde, se iba a muchas fiestas; llegaba agresivo después de que visitaba a su familia, me agredía verbalmente, me insultaba y luego las bofetadas; y pues yo sola, sin mi familia en esa ciudad, pues me sentía muy atrapada.

LO: ¿Por qué no denunciarlo en ese entonces?

S: En primer lugar no sabía ante quien denunciar; en segundo lugar, no existía una institución que nos protegiera, además él tenía amigos ministeriales, judiciales, jueces y siempre andaba con ellos en fiestas y se me amenazaba con «armar un cuatro» donde me iban a quitar a mis hijas si yo me iba.

LO: ¿Por qué no denunciarlo ahora?

S: Pienso que no hay razón ni motivo para denunciar a estas alturas, creo que ahora yo me defiendo mejor si me viera en peligro o si tuviera terror.

LO: ¿Crees que existe impunidad para este tipo de hombres que cuentan con «poder»?

S: Pienso que hay impunidad con las personas que tienen amigos, contactos, palancas o que trabajan en un medio judicial; sí se mueve mucho eso, no sé si tenga esa idea por lo que yo viví, fueron muchos años de estarme amenazando de esa manera.

Estás declaraciones concuerdan con las vertidas por la activista de Inclusión, Género y Ciudadanía A.C, María de Lourdes Alemán Cadena, quien, en entrevista, expuso que una persona con privilegios se mueve en un lugar de impunidad: «si yo el día de hoy te asaltara y sales y me denuncias, yo voy a salir y decir que soy defensora de los derechos humanos, soy promotora de la no violencia, (…) voy a tener una situación de poder contra ti, las agresiones son influidas por relaciones de poder».

Por otro lado, Sofía detalló una de las ocasiones por la cual fue sometida y que hoy en día, considera una estupidez: «no se me permitía ver la tele, yo quería hacer trampa y cuando escuchaba que llegaba (a la casa), apagaba la tele y corría a hacer otra cosa para no despertar sospechas pero me iba igual de mal porque él tocaba el televisor con la mano, la sentía caliente y era seña de que la estaba viendo. Hiciera lo que hiciera, él era más astuto».

LO: Anteriormente, mencionaste que después de visitar a su familia, tu esposo llegaba más agresivo, ¿qué pasaba?

S: Sí, me levantaban falsos sus hermanas y su mamá, decían que me metía con todos los hombres y hasta con sus propios hermanos; no podía saludar a nadie de mano o de beso, yo no podía hacer eso, no podía verle la cara a ningún hombre, ni sonreír con alguien, ni en fiestas de familia, me iba muy mal en casa.

Luego agregó: «te casas con una persona y piensas que las cosas van a funcionar bien, (…) realmente no sabía cómo defenderme, o sea, mi papá no era un hombre perfecto pero nunca recibí un regaño o un golpe de él, una se va con esa idea de que las cosas son bonitas y buenas, no se tiene la malicia ni el conocimiento de defenderte».

Según la Real Academia Española, “superviviente” es el que sobrevive a un hecho o suceso en el que otros han muerto, y es que recordemos que tan solo en 2018, se han registrado 52 feminicidios en SLP.

Sofía confirma la definición: «pienso que soy una superviviente, me benefició mucho que a veces no llegaba y, si llegaba, llegaba a dormir, a asearse e irse. Eso sí me iba a bien, si no, eran golpes e insultos y me rompía mis cosas, se me maltrataba mucho por que había ensaladas de frutas, o porque hacía arroz con caldo porque no era lo que él quería, no podía ni dar un consomé con el pollo dentro del caldo».

De acuerdo con su testimonio, Sofía fue víctima de violencia económica también: «se iba a los mejores restaurantes, ganaba bien pero no me daba lo suficiente, me daba para sobrevivir, y tuve que empezar a trabajar y salir adelante, (…) Yo me enfoqué a mis hijos para que crecieran sanos, sin problemas y sin angustias y me olvidé de mí, de esa mujer, de los sentimientos, de los deseos, de los gustos, de las necesidades a mi persona, pero me siento bien porque los pude sacar adelante con lo poco que me daba».

LO: ¿Hubo infidelidades?

S: Son cosas tremendas ver cómo desfilan las mujeres a las cuales protege más que a su propia familia. Es muy duro, muy difícil, acaban con todos tus sentimientos, tu cariño, el respeto se borra y no te queda nada más que el amor a tus hijos y el luchar por tu propia vida.

Sofía dice no saber si ya pasó mucho tiempo para empezar a defenderse y en ese sentido, explicó: «a veces pienso que es demasiado tarde haber sacado el valor para defenderme, lo quise hacer antes pero me fue muy mal, las dos primeras veces que lo quise hacer, no me quedaron ganas de intentarlo, pero la tercera vez pensé que me querían desaparecer y ver muerta, (…) ahora sí estoy dispuesta a defenderme, todo lo quiera hacer lo voy a defender, es mi vida y tengo derecho a vivir»

Al final de la entrevista, Sofía Torres señaló que en palabras de su pareja, ella sigue siendo la mala de la historia y la que provocó el comportamiento agresivo en su persona y reiteró: «pasa el tiempo y para él, yo sigo siendo la mujer mala, la que ha provocado todo, la que no sabe hacer nada, que es una callejera, que es una prostituta, que ya estoy vieja, y pues sí, la juventud ya no me queda pero (…) yo no pierdo la esperanza de que ahí afuera exista la luz, en algún momento, para mí; no pierdo la esperanza de poder ser feliz; tampoco me voy a detener, voy a disfrutar, voy a conocer voy a salir, y no tengo por qué pedir permiso, me siento en paz, me siento tranquila, voy a vivir mi vida y que no se atrevan una vez más a ponerme la mano encima».

violencia familiar

De acuerdo a la información proporcionada por Juana María Castillo Ortega, la titular de la Subprocuraduría Especializada en Atención a Delitos Sexuales, Contra la Familia y Grupos Vulnerables de la Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí, 57 de cada 100 mujeres ha sido objeto de algún tipo de violencia.

Además, aseguró que el 56% de mujeres con más de 15 años de edad han sido violentadas en territorio potosino, es decir, una cantidad de 587 mil de las de más de un millón que viven en el estado.

Por otra parte, también refirió que según datos de la Encuesta Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), el 34% de las mujeres han sufrido violencia física; el 41.3% violencia sexual, pero también un 29% de las mujeres en el estado han sufrido violencia económica o patrimonial.

Ante ello, la activista Lourdes Alemán enfatizó que se tiene un registro de alrededor de 3 mil denuncias, «que están disminuyendo, manifestaban que el año pasado 4 mil y que ahorita cierran con 3 mil, esto no quiere decir que están mejorando, quiere decir que las mujeres se aburren y no siguen los procesos o ya no ponen las denuncias».

En ese sentido, aseveró que esta situación ocurre en más del 50% de los casos, «te cansas de estos procesos burocráticos donde la chica que te está atendiendo se tiene que ir por que su horario de trabajo es de 8 am a 3 pm, por eso pido que se capaciten, deben de tener perspectiva de género».

Por ese motivo, criticó las dependencias que reciben y atienden a las mujeres violentadas: «hay que ver cómo está la subprocuraduría de delitos sexuales. Está aglutinada, las instalaciones no son dignas, te desesperas y te vas; el Centro de Justicia para Mujeres parece un fuerte, no se siente amigable»; incluso declaró que caen en la revictimización: “Es una constante, (…) en el momento que entran solas se les regaña, se les grita, muchas mujeres se quedan en situaciones de violencia por supervivencia, porque no tienen otra opción».

De acuerdo con sus declaraciones, las autoridades se jactan de hacer hasta lo imposible para disminuir la violencia que existe en contra de las mujeres, sin embargo, los actos violentos que se registran día a día dan a entender lo contrario; además, a pesar de las quejas de los ciudadanos con organismos que imparten justicia, aún se siguen desatendiendo este tipo de denuncias, y es que, según la activista, de los 27 feminicidios registrados en SLP, en 16 había una denuncias previas, «tiene que ver con esta indolencia de las autoridades de pensar que una medida de protección o de restricción, tiene que ver con que ya las mujeres por todo nos asustamos, minimizan los riesgos».

*su nombre se cambió por seguridad de la víctima

Agosto, el mes con más homicidios en el año

Nota Anterior

Este es el clima de hoy 25 de noviembre para SLP

Siguiente Nota

AMLO se reunió con elementos militares en la Ciudad de México