#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

1968, ecos del Movimiento estudiantil en SLP | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

 

“Si no fuera otro el México de hoy, no hubiera ganado AMLO las elecciones”

Carlos López Torres.

 

Lo invisible-visible de “La rebelión que no fue”

“El 28 de septiembre (de 1968), en un evento insólito, se convoca a una asamblea en el auditorio de la escuela de leyes, en donde hoy se ubica Radio Universidad, para conformar un comité de apoyo a los estudiantes del DF (sic) (…). Álvaro Eguía pronuncia un discurso ante el atiborrado auditorio, se dice que cerca de 300 estudiantes universitarios, plantea el apoyo a la lucha estudiantil (del Consejo nacional de huelga, CNH). Varios estudiantes plantean que debe ser destituido el presidente de la Federación”.

“Afuera, sobre las calles de Arista y Damián Carmona, se agolpan agentes de Gobernación y de la Procuraduría General de la República (PGR). El Ejército coloca un piquete de soldados en la Plaza de Fundadores. La marcha, que iría a Palacio de gobierno, es suspendida. Los convocantes están ubicados, son amenazados y sentenciados (…). En la reunión estaban presentes miembros del CNH, pero su presencia fue ocultada para evitar su detención. Los agentes de Gobernación, PGR y Ejército, también presente, sólo esperaban el momento para actuar”.

La anterior cita está tomada del documento “México 68. 40 años”, firmado hace una década en San Luis Potosí por el colectivo “Universitarios Libres de la UASLP”. También se consigna:


*En mayo de 1967 es electo presidente de la Federación universitaria potosina (FUP), Miguel García Atilano, de filiación política priísta, y quien solía ostentar el reloj Rolex obsequiado por Gustavo Díaz Ordaz (GDO) presidente en turno de México. Atilano, “persona totalmente sometida al rector en turno” (sic). Mismo sujeto, quien, antes del 2 de octubre de 1968, convocó al Consejo estudiantil de la UASLP, con el aval del rector de la institución, a no adherirse al Movimiento estudiantil de la capital de la república.

*A la llegada a SLP de los delegados del CNH del Movimiento estudiantil, Atilano declaró al Sol de San Luis “Nosotros somos conocedores de la ley, y por eso no vamos a violarla. La postura de ustedes es antipatriótica, antimexicana. EN SLP jamás hemos importado ideas exóticas” (terminología consonante con la de GDO).

*La estudiantina universitaria, también recibió de GDO “un cheque de cien mil pesos por la labor realizada en la UASLP con su envidiable tranquilidad y armonía de autoridades, catedráticos y alumnos”.

*El Sol de San Luis se refería así a los sucesos nacionales: “Verdaderos estudiantes repudian a los rojos”, “podrían ser castigados los agitadores hasta con cuarenta años de prisión”.

*Por su parte, monseñor Joaquín Antonio Peñalosa, de reconocida prosapia local, expresó, también en el mismo diario: “El problema estudiantil es pseudo estudiantil por dos motivos:

o Porque no se persiguen metas estudiantiles (…) No son estudiantes los que manejan el movimiento sino agitadores profesionales.

o  Los métodos de violencia y agitación nunca han sido recomendables. El gobierno tiene todo el derecho a reprimir cuanto antes la estéril agitación, no solamente en beneficio del orden público, sino de la dignidad nacional”.

*También fueron declarantes locales, en contra del Movimiento estudiantil:

o   El rector en turno de la UASLP Guillermo Medina de los Santos. “Nuestros limpios estudiantes rechazaron a los elementos forasteros”, dijo quien años después fuera impuesto como presidente municipal por el PRI, acto que provocó un estallido social, represión y, a la postre, la caída del gobernador Florencio Salazar),

o   Los líderes normalistas Javier Jurado Limón, Salvador Ávila y Miguel Barragan,

o   Alfonso Lastras, entonces procurador de justicia en el Estado,

o    y la sección estatal de la Confederación de Trabajadores de México, CTM.

* Televicentro (hoy Televisa) y los diarios de cobertura nacional fueron elemento informativo de peso, cargados a distorsionar el ser y actuar del Movimiento estudiantil. Por ello el CNH desplegaba brigadas informativas en la ciudad de México y en los estados.

* Apoyaron el Movimiento estudiantil, con la UNAM y el IPN a la cabeza, estudiantes, intelectuales y académicos del Colegio de México, los Colegios de profesores veracruzanos, la Escuela nacional de Agricultura de Chapingo, y universidades públicas de Guanajuato, Coahuila, Sinaloa, Michoacán, Nuevo León, Tamaulipas, Tabasco, Yucatán, Oaxaca, Chihuahua, y Puebla. Nunca SLP.

 

* Para contrarrestar el repudio local, oficial, clerical y en los medios de comunicación, el denominado Círculo universitario de izquierda democrática, hacía labor informativa.

* Algunos potosinos participaron en el Movimiento estudiantil en la ciudad de México. Dos de ellos, Carlos López Torres estudiante normalista y Prisciliano Pérez Anguiano, vinculantes del movimiento a través de la CNED, brazo estudiantil del Partido Comunista Mexicano, estuvieron en la cárcel. El primero unas horas, el segundo años en Lecumberri.

*Pasada la matanza de Tlatelolco, la FUP es infiltrada por grupos ultraderechistas cristianas (los conejos) e imponen a Héctor Gerardo Hernández en sustitución de Atilano, posición que recuperarán luego los priístas sin que los conejos dejarán de tener presencia y peso; siempre conejos y priistas al servicio incondicional de rectores de la UASLP en turno. A mitad de los setentas soplan ciertos aires de militancia y crítica en la universidad pública potosina, pero ese es otro tema.

Aquí en puebloquieto

Lo antes informado, permite entender los orígenes del ser puebloquieto.

 

*Jorge Ramírez Pardo, enredarteslp@hotmail.com,  periodista y cinematografista por la UNAM.

También lea: 1968 silencio estudiantil, 2018 poética fílmica de Cuarón | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Cuestión de marcas | Columna de Jesús Alejandro Tello

Siguiente Nota

Helio Martínez en Cenntenial Square | Columna de Edén Martínez