#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

18 de marzo, cuando infancia es destino | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

Hace medio siglo, niños habitantes del Centro, en el entonces pueblo de Uruapan, Michoacán, tuvieron el privilegio de ver al general Lázaro Cárdenas, cuando bajaban purépechas de la Sierra a la Plaza Morelos para rendirle homenaje a su Tata Lázaro, con canacuas (ofrendas de flores y frutos) y pirekuas (cantos narrativos en lengua tarasca).

Algunos de esos niños, compañeros en primaria de Roberto Ruíz del Río, sobrino nieto del general de apellidos Cárdenas del Río, fueron saludados por el prócer.

Para venerantes purépechas sólo hay dos tatas en el transcurso de cinco siglos, Tata Vasco de Quiroga y Tata Lázaro. Para infantes curiosos, un indeleble recuerdo privilegiado e hilvanado con la historia reciente…

 

Los días cabales

20 de marzo de 1938.- “Ni siquiera el fin de semana después de la expropiación del petróleo dejó de salir de día de campo. Nos fuimos al Nevado de Toluca. Y ese día no quiso que nadie le hablara nada de política ni de los acontecimientos de la semana. Fuimos en familia a caminar y descansar”, consignó Amalia Solórzano, esposa del general Lázaro Cárdenas, en su libro “Era otra cosa la vida”.

Por su parte, el general Cárdenas asentó en su “Apuntes”: Escribí en el Nevado de Toluca unos renglones relacionados con la expropiación petrolera que se decretó antier(…) Están llegando telegramas de solidaridad de todo el país (…)

18 de marzo.- General Cárdenas: “A las 22 horas di a conocer por la radio a toda la Nación el paso dado por el Gobierno en defensa de la soberanía, reintegrando a su dominio la riqueza petrolera que el capital imperialista ha venido aprovechando para mantener al país dentro de una situación humillante”.

Amalia Solórzano, narra el ángulo humano/familiar en torno al suceso: (…) “ la noche del 18 de marzo, entre las once y las doce de la noche, me pidió el General que despertara a Cuauhtémoc (entonces de 5 años de edad) y lo bajara a su despacho para tomar una fotografía. Aún medio dormido y recargado sobre el mueble, aparece con su papá, conmigo y algunos de los taquígrafos y ayudantes”.

El hecho épico es consabido. Petroleras norteamericanas e inglesas de ingentes ganancias, se negaron a otorgar trato y salarios justos a trabajadores mexicanos.

Los trabajadores se van a huelga y demandan aumento y prestaciones por 90 millones de pesos. Las compañías ofrecían 14 millones.

Peritos en la materia, demuestran que la empresas petroleras hacían figurar falsos precisos para las ventas. En particular, la norteamericana “El Águila” y su prestanombres “El Águila” canadiense.

Con el peritaje recabado, la Junta de Conciliación emite en un laudo el 18 de diciembre de 1937, y señala que las empresas tenían capacidad de pagar 26 millones de pesos.

Las empresas petroleras extranjeras interponen un amparo ante la Suprema Corte, mismo que pierden el 1 de marzo de 1938.

El resto es historia. Hay estampas preclaras y muestras de consecuencias. En lo inmediatas, el desplome en la exportación de plata mexicana, labor desacreditadora para México de prensa en el extranjero, suspensión de venta de productos a crédito y retiro de depósitos de los bancos para provocar bajas en la reserva monetaria.

Empero, hubo voluntad política/soberana y riesgo. Conducta y circunstancias que afirmaron a Lázaro Cárdenas como presidente con visión de estadista y referente para Latinoamérica y el mundo.

El México mayoritario se unificó y re-dignificó por una causa y un líder. Se desafiaba a naciones poderosas representadas por sus empresas, y para ello se calculó como riesgo atenuado el hecho de que la iniciada Segunda Guerra mundial, a causa de la amenaza nazifascista, inhibiría a Estados Unidos e Inglaterra de agredir a México si decretaba la expropiación.

Cárdenas consignó en sus “Apuntes” días antes del suceso:

7 de marzo.- “México tiene hoy la gran oportunidad de liberarse de la presión política y económica que han ejercido en el país las empresas petroleras (…) han estorbado la realización del programa social señalado en la Constitución Política…”

***

Rosa Blanca

Durante los días de la Expropiación petrolera, la producción fílmica mexicana estaba en un auge que le daba dimensión industrial. Sin embargo, más allá del registro fotográfico/documental del hecho, el tema no tuvo mayor trascendencia.

Fue 23 años después, en 1961, cuando Roberto Gavaldón filma “Rosa Blanca”, a partir de la novela “La Rosa Blanca” de Bruno Traven.

El autor del texto parte del hecho real de una hacienda robada a sus propietarios indígenas ancestrales  por explotadores de petróleo estadounidenses.

Es la historia, las tierras de la hacienda La Rosa Blanca, colindantes con  las ya adquiridas por la petrolera Cóndor (en realidad Águila). Su dueño, se niega a vender y con engaños es invitado a los Estados Unidos en donde insisten en convencerlo para que venda sus tierras. Como no cede, lo desaparecen y nunca más retorna a casa. Días después la compañía petrolera toma posesión de la hacienda empezando la destrucción de la misma y la formación del campo petrolero para la explotación.

Al final de la película, se muestran imágenes reales de la expropiación petrolera y a mexicanos de todas las clases sociales que hacen aportes en dinero y bienes para el pago por indemnización obligada por la expropiación.

La película estuvo prohibida durante más de una década.  Su contenido está vigente.

También lea: Mujer: “Ella, la que hubiera amado tanto” | Columna Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

La oposición en tiempos de López Obrador

Siguiente Nota

Ladrilleras: el problema ambiental que las autoridades no resuelven