#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

15 preguntas a 26 años de la muerte de Nava | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

 

Para los llamados “Millennials” (no entraré en polémica sobre el término), generación nacida después del año 2000 poco o nada significa el nombre de Salvador Nava Martínez más allá de una vía rápida de la capital potosina. Me duele en el alma que así sea, pero hay que decirlo.

Son dos los personajes que hoy se disputan la herencia y el legado de aquel líder civilista: uno es Leonel Serrato Sánchez, uno de los más cercanos, auténticos y hasta se podría decir, consentidos de Salvador Nava.

El otro es su nieto de sangre, más no de ideas, que hoy busca también la alcaldía por el Partido Acción Nacional, ese PAN que irónicamente está en manos de los traidores de su abuelo. Ese partido al que le importó más ganar puestos y presupuestos, que la dignidad de las personas, ese que traicionó al Frente Cívico Potosino, auténtico territorio donde se sembró la semilla del ideario navista y que prefirió “jugar a perder” que seguir en el camino de la auténtica democracia, entendida más allá del proceso electoral.

En el aniversario luctuoso número 26 del autor intelectual de la democracia electoral en México, debemos también recordar que una rama de su árbol genealógico, específicamente los Nava Palacios, por años se avergonzaron de que su tía Concha Lupe los vinculara con Horacio Sánchez Unzueta, al que desconocían y hasta “bulleaban” junto a su familia, los Sánchez Nava; y sin embargo hoy quieren lucrar de su experiencia y trayectoria. Sí, ahora sí. Cuando les conviene.

Se cuenta que incluso Horacio dejaba en la puerta de la casa de Arista a su mujer e hijos y se ausentaba de los festejos de los parientes civiles. Horacio pues, tomaba su distancia para no alentar un altercado. Sobre todo con Luis, padre del hoy candidato que se dice “navista”.

Todo lo contrario ocurría con el orador favorito del doctor Nava, Leonel Serrato Sánchez, que sí vivió, sintió, sufrió y compartió las mejores y peores épocas del navismo, sin amedrentarse. Mientras tanto, la familia de Xavier Nava se encontraba escondida en un fraccionamiento campestre de Cerro de San Pedro.

Leonel Serrato

Xavier Nava es navista por acta de nacimiento y de “oídas”.

Y es que el ejemplo se observa, se vive, se copia para emular y demostrar respeto por el émulo.

El ejemplo como el sonido, si no hay quien lo escuche no existe, luego entonces si el ejemplo no se practica, no existe.  

Salvador Nava tuvo testigos cercanos. Xavier no fue uno de ellos.  No lo quiso o no se lo permitieron. Pero al final no tuvo de donde mamar el ejemplo.

Hay preguntas, al menos 15, Culto Público, que este tecleador cree útiles para hacer este 18 de Mayo respecto al asunto:

Xavier Nava

1) ¿El doctor Nava permitiría ser el candidato del gobernador priista en turno?

2) ¿La dignidad se hereda?

3) ¿La buena educación se mama o se platica?

4) ¿Es tanto el botín que la congruencia se olvida?

5) Por ser nieto de un luchador social, ¿Se tiene el derecho a lucrar con la memoria de su antepasado sin merecerlo?

6) ¿El ADN transmite idearios?

7) Si su formación estuvo siempre alejada de San Luis ¿Por qué Xavier Nava quiere gobernar una ciudad que no conoce y que en el fondo desprecia?

8) ¿Apellido mata trabajo y trayectoria?

9) ¿Abuelo zapatero, hijo tesorero, nieto mero mero?

10) ¿Es el navismo un sentimiento social de los potosinos, o es un bien privado de unos cuantos?

11) ¿Quién llena hoy la Plaza de los Fundadores en respuesta a las propuestas y programas sociales municipales?

12) ¿Del lado de quién está la gente que se siente oprimida?

13) ¿Necesita San Luis un tirano que se siente “moralmente superior” para que nos gobierne?

14) Alguien que por “moralidad” entiende que es un árbol de “moras” porque lo mismo gana comisiones millonarias por vender un terreno al gobierno del estado que regalan a antorchistas que falsificar un acta de residencia… ¿no era ese Gonzalo N. Santos?

15) Entonces, ¿dónde está el Navismo?

No engañen a las nuevas generaciones. Qué perro oso.

 

 

BEMOLES

YA SE SUPO

Sobre el penoso asunto que dirimió la autoridad electoral sobre la carta de residencia de Xavier Nava, la verdad es que el candidato sí fue a la UAM para solicitarla, pero el alcalde se la quiso entregar personalmente a lo que Nava se negó por pena o miedo a que le reclamaran su traición al PRD que le dio su curul federal. Así, sin poder tenerla en la mano, “se le hizo fácil” falsificarla, al fin y al cabo que tenía una anterior con la que compitió por el VI distrito federal. Le faltó poquito al TRIFE para bajarlo, porque de investigar a fondo, la exhibida nacional sería de escándalo. Entre tanto, ¿esos son los que se llaman decentes? No te hagas #RompeElSilencio

@jfsh007

También recomendamos: El Peje que vio Rioverde | Crónica de Jorge Saldaña

Nota Anterior

(VIDEO) Mueren 101 personas en avionazo en Cuba, 3 sobrevivieron

Siguiente Nota

Asesinan a dirigente del PT en Oaxaca durante evento de Día de las Madres