#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportes

101 años de grandeza, dudosa, pero grandeza | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

Antes de empezar esta columna, los invito a leer mi autobiografía, esta se encuentra hasta abajo.   

Seguramente ya se dio cuenta que soy aficionado al Cruz Azul y admito públicamente que también hay un lugar en mi corazoncito para el Atlético de San Luis, tal vez en un espacio recóndito por ser el equipo de la ciudad y como buen amante al futbol, voy a los estadios cada 15 días, pero también ahí se encuentra. A sabiendas de esto, ahora les hablaré del único equipo verdaderamente grande del futbol mexicano, América.

Automáticamente me empezaron a arder los dedos al escribir lo pasado pero maldita sea, ¡es verdad! Ya son 101 años de su fundación en donde no tiene muchos títulos, solo 12, muy por debajo de los llamados grandes en otras ligas. Hasta Liverpool tiene 19 títulos de liga y tiene más de 20 años de sequía. Pero con esto le alcanza en ser el más ganador en México. Hasta en el futbol somos tercermundistas.

Sé perfectamente lo que están pensando (los que no son seguidores del Ame) y le diré que totalmente tienen razón, han comprado partidos, los arbitrajes por muchos pasajes de la historia del futbol siempre los beneficiaron; la vergonzosa final del 2005 contra Tecos, a los jugadores de la Autónoma de Guadalajara, días después de perder la final, les llegaron “misteriosos” bonos y carros de lujo hasta su casa, esto revelado por los mismos jugadores, que admitieron que perdiendo, terminaron ganando. Pero el Club América puede soportar eso, porque es más grande que un par de sobornos.

Un águila vuela y vuela alto sin importar si en el cielo hay lluvia, granizo o si el cielo es muy oscuro, vuela porque tiene que volar para sobrevivir y así son los de Coapa, son grandes, se sienten grandes y actúan como grandes, porque lo son, tal vez así no nacieron, pero así sobreviven, sintiéndose por encima de los demás y demostrándolo cada vez que pueden. No importa si su pastel es de 100 pisos o tan solo de uno. El pastel que importa es de 12 pisos, elaborados en toda la historia y no solo en la década de los 60 como los de Guadalajara.

El pasado sábado dieron una muestra más de lo que representa el Club América ganando en el estadio Azul al Cruz Azul. Es verdad que La Máquina fue mejor que los de Coapa, pero un águila sabe cómo cazar a su presa, no siempre tienen que ser mejores, con acabarlos basta y así lo hacen. Y estoy seguro que lo volverán a hacer hoy contra las Chivas. Tal vez me equivoque y pierda pero su grandeza seguirá intacta, porque sin importar de la victoria de las Chivas, mañana todos anunciarán y disfrutarán del fracaso del América, enalteciendo su derrota en lugar de venerar al vencedor.

Felices 101 años, Club América, te odio y te respeto como no tienes idea. Aún me duele ese 26 de mayo, te prometo que cuando vea a Alejandro Castro en la próxima firma de autógrafos del San Luis se lo recordaré. Pero odio más que seas un grande, el único grande de este país.

@H_Dmgz 

Nota Anterior

Revés a proyecto del distribuidor es recibido “en buenos términos”

Siguiente Nota

Ni el 20% de la población se siente segura en SLP