DestacadasEstado

1 de cada 4 funcionarias en SLP considera que su salario es injusto

En general, los trabajadores de gobierno no ven un equilibrio entre su sueldo y el esfuerzo que desempeñan

Por El Saxofón

La cantidad de personal de las dependencias del Gobierno del Estado que no ha recibido ninguna capacitación “sigue siendo muy elevada”, reconoce un estudio realizado por el Instituto de las Mujeres del Estado (Imes), y además muchos de ellos están insatisfechos con sus salarios, a pesar de que, como es de conocimiento público, cuentan con sueldos elevados y buenas prestaciones.

Las mujeres y hombres que trabajan en las dependencias del gobierno del estado en San Luis Potosí, tienen una percepción negativa respecto a la remuneración por el trabajo desempeñado, señala el “Diagnóstico de Cultura Institucional para la Igualdad Laboral de las Dependencias Estatales de San Luis Potosí 2017”, realizado por el Instituto de las Mujeres del Estado (Imes).

Mientras la ciudadanía considera que quienes trabajan en el gobierno cuentan con buenas remuneraciones, gracias a la presión de los sindicatos para mejorar año con año la situación salarial y las prestaciones de sus agremiados, entre los burócratas persiste la sensación de que sus percepciones son insuficientes.

El estudio señala que “Hay una opinión relativamente concordante entre hombres y mujeres respecto a la remuneración por el trabajo desempeñado. En ambos casos es negativa la percepción”.

Especifica que “la cuarta parte de las mujeres que contestaron la encuesta, indican que es injusta la remuneración recibida por las labores desempeñadas, mientras que casi el 18% de los hombres indica lo mismo”. El diagnóstico agrega que “Este dato sugiere que los y las trabajadoras al servicio del Estado no ven un equilibrio entre su sueldo y el trabajo que tienen que desempeñar para conseguirlo”.

“Casi la mitad de las personas que participaron y que tienen grado de escolaridad de licenciatura, señalaron que les parece injusto su salario por las actividades realizadas, caso similar sucede con las de nivel maestría. Para las personas de nivel doctorado la percepción se agrava pues el 64.2% de las personas de este nivel, creen injusta esta situación.

“Distinto sucede con las servidoras y servidores públicos que cuentan con primaria y secundaria terminada, pues en su mayoría, indican que la retribución les parece justa. Esto indica que la escolaridad es un factor determinante para la percepción sobre la remuneración recibida. A mayor grado escolar, la percepción negativa aumenta para el caso de las y los funcionarios estatales.

El estudio también analiza la frecuencia con la que se toma en cuenta la opinión de los empleados de las dependencias estatales según sexo. En este sentido, la encuesta contempló el grado en que es tomada en cuenta la opinión de las personas en las instituciones al servicio del Gobierno del Estado de San Luis Potosí”.

“La respuesta predominante indica que ‘algunas veces’ se toma en cuenta su opinión dentro de sus centros de trabajo, seguida de la que refiere a que “siempre” toman en cuenta sus opiniones. Pero de las personas que creen que nunca son tomadas en cuenta sus opiniones, un 6.9% son mujeres. Es decir, aquí hay una variación interesante por razón de sexo: son más las mujeres que ven una nula importancia de sus opiniones en comparación con el 3.6% de los hombres que nunca es considerada su opinión en los espacios laborales.

El texto señala que “El buen clima laboral de toda asociación depende, en gran medida, de los mecanismos de inclusión que se establezcan para articular a todas las personas involucradas. La captación de la opinión de todas y todos es de suma importancia para generar lazos estrechos de comunicación y el “hacer en común” en las dependencias. Aquellas instituciones que excluyen a sus integrantes tendrán pocas posibilidades de formar una asociación eficiente”.

El diagnóstico destaca que “sorprende que las y los servidores públicos con mejores prestaciones, y con las garantías de trabajo estable que brinda el tipo de contratación de base, sean quienes perciben que su opinión no es tomada en cuenta. Aunque más de la mitad de las personas consultadas aceptan que hay algunas ocasiones en que toman en cuenta su opinión, de las que consideran que nunca lo hacen el 67.61% están basificadas. Destaca que personal de base en un 40.2%, considera que algunas veces sus opiniones son escuchadas”.

“Las y los trabajadores de mayor antigüedad dentro de las dependencias públicas suelen ser aquellas personas que tienen contrato de base. El contar con varios años en el servicio público, puede ser un factor que modifique la percepción sobre el grado en que es tomada en cuenta su opinión dentro de sus centros de trabajo”.

 

BURÓCRATAS SIN CAPACITACIÓN

Parte importante en el servicio público es la capacitación. Al respecto el diagnóstico resalta que “la cantidad de personal que no ha recibido ninguna capacitación sigue siendo muy elevada”.

En primer término señala que “la formación continua es una necesidad constante para las servidoras y servidores públicos, es una de las principales herramientas con las que cuentan para hacer frente a sus labores consuetudinarias. Por lo que se investigó si el funcionariado asiste o no a algún tipo de capacitación”.

En este sentido, cabe recordar que constantemente, la Oficialía Mayor del Gobierno del Estado difunde boletines de prensa en los que informa sobre la participación de los trabajadores en cursos de capacitación o convenios de formación educativa con universidades privadas, sin embargo, el 55.5% por ciento de los empleados de Gobierno, señala que ha asistido solo a uno o incluso a ningún curso.

Destaca que el 17.7 por ciento de las mujeres, afirma que no ha tomado ningún cursos de capacitación, mientras que en los hombres esta proporción es menor, con solo el 12.4 por ciento. Mientras tanto el 10.4 por ciento de los hombres señala haber asistido a solo un curso de capacitación, mientras que el 15 por ciento de las mujeres indican haber tomado uno.

Solo el 8.6 por ciento de los burócratas estatales afirma haber tomado más de 5 cursos de capacitación. En este rubro, es mayor el porcentaje de mujeres, con el 5.1 por ciento, mientras que de los hombres, solo el 3.5 por ciento declaró haber participado en más de 5 capacitaciones.

Pese a esto, el estudio subraya que “en el ejercicio llevado a cabo en 2010, casi la mitad de las y los trabajadores decían no haber asistido a ningún curso de capacitación durante su labor en la función pública (41.5%), siete años después este panorama ha cambiado pues esta situación se ha reducido en 11.4 puntos porcentuales. El porcentaje de personas que afirman haber recibido entre 2 y 5 cursos de capacitación se ha incrementado en un 8% (de 27.9% a 35.9%)”.

Sin embargo, precisa que si bien “se encuentra a la baja, la cantidad de personal que no ha recibido ninguna capacitación sigue siendo muy elevada siete años después”.

Si bien, el Diagnóstico reconoce que “se ha realizado un trabajo importante en difusión, oferta y concientización sobre la necesidad de las capacitaciones para las y los servidores públicos, faltaría conocer de manera más cualitativa si esas capacitaciones han contribuido de manera significativa en el desempeño de sus funciones y en el cumplimiento de las metas institucionales”.

También lea: Oficialía Mayor del Congreso de SLP busca reducir sueldos a funcionarios

Nota Anterior

SLP, la quinta capital con más feminicidios del país

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 15 de octubre para SLP